Nuevo Paradigma Asistencial

FRENTE AL CONSUMO DE SUSTANCIAS TOXICAS DE EXTERMINIO: “RESCATE Y PUESTA A SALVO”: NUEVO PARADIGMA ASISTENCIAL.

El incremento de tipos y de cantidades de sustancias de consumo, altamente tóxicos ya no de esparcimiento sino de exterminio, a precios accesibles masivamente al mercado de la oferta como “el paco”.
El estado de cronicidad en el que permanecen aun después de caído el modelo neoliberal, reimpuesto por el peronismo menemista en la década del noventa, de franjas numerosas de la población, que da cuenta de la tercera generación, fuera del sistema de oportunidades laborales y de ingreso digno al tejido social.

Un sinnúmero de otras condiciones sociales propias de nuestra región, mas las que tienen origen en lo global, nos han colocado como especialistas en la asistencia de estos trastornos, en testigos privilegiados de una brusca modificación en el perfil subjetivo del destinatario de nuestro cuidado y atención.

Sin ingresar a la caracterización clínica, que no es el eje de este breve escrito, y que estamos elaborando en el equipo de asistencia, encontramos.

1) Incremento en el deterioro general del estado de salud del consumidor.
2) Secuelas neurológicas irreversibles, con difícil pronóstico de recuperación plena al estado anterior al periodo de consumo.
3) Incapacidad absoluta de conciencia de enfermedad o padecimiento de algún trastorno psicológico o humano.
4) La consecuente imposibilidad de demanda de ayuda a miembros de sus familias o a los sistemas de asistencia social o sanitaria, si los hubiera.

Este estado de situación pone fuertemente en crisis y torna “imperativo ético” a los grupos de prevención, detección precoz y asistencia, modificar fuertemente los esquemas técnicos de abordaje a los pibes consumidores.

Se impone articular los conocimientos y las estrategias clínicas al concepto de “rescate y puesta a salvo de todo niño y joven en situación de consumo, ya”.

A quien le compete este redimensionamiento de los equipos asistenciales tanto a nivel de aportes de recursos materiales, teóricos, técnicos y humanos?

De la misma manera que los vetustos sistemas de asistencia médica a las enfermedades de transmisión pandemia han tenido que implementar articulaciones con otros actores sociales, como la asistencia social, los destacamentos municipales de limpieza y descacharrado, y las campañas de esclarecimiento a la población, desde las escuelas hasta en los medios de comunicación.
Con visitas casa por casa para certificar la conciencia colectiva sobre la responsabilidad de cada uno en la lucha contra ese tipo de pandemias, véase el dengue o la fiebre tipo A.

Con el consumo de tóxicos de extermino, por parte de niños y jóvenes, los servicios municipales de salud y asistencia social, como de promoción y protección de derechos, deben implementar políticas asistenciales proactivas en la detección precoz del inicio de consumo, no importa que tan periférico sea el lugar de consumo de los jóvenes.

Esto implica, entre otras medidas, modificar los esquemas de poder de los equipos, abrirlos al conjunto de aquellos agentes profesionales y no profesionales que tienen algún ascendiente aun sobre los jóvenes, que conocen el movimiento barrial o las dinámicas propias de cada territorio a proteger.

Esta capacitación y de alguna manera, nuevo ejercicio profesional que no siempre es bienvenido por los equipos profesionales, se implementa básicamente mostrando como aquellos que han comprendido la nueva modalidad de padecimiento y sufrimiento humano se autoimponen nuevas practicas que se muestran eficaces en el fin ultimo que se persigue. O se deja a otro el ejercicio de esa la tarea.

San Pedro, 11 de mayo de 2009.-
Lic. Daniel Humberto Agazzi. Director de Relaciones Institucionales de la Comunidad Terapéutica Los Naranjos – San Pedro – Provincia de Buenos Aires.